El nuevo sistema de entrenamiento. Que es? Para que sirve? Pros y contras


El concepto del entrenamiento físico tradicional ha suscitado cambios en la última década gracias a la aplicación de nuevos avances tecnológicos.
Una de las últimas tendencias de entrenamiento que ha llegado a España es la electro estimulación (EMS) a través de chalecos. Se trata de una combinación de entrenamiento físico con un profesional de la actividad física y estimulación muscular eléctrica.

Hasta ahora es conocido el uso de la EMS como medida rehabilitadora, empleada por fisioterapeutas y profesionales de la actividad física, utilizándose como tratamiento en un solo grupo muscular a la vez, y generalmente estaba dirigida al trabajo de rehabilitación o de readaptación tras una lesión. La gran ventaja de los chalecos es que podemos trabajar todos nuestros grupos musculares a la vez, consiguiendo un entrenamiento completo y muy efectivo.

La EMS o estimulación muscular eléctrica, es la estimulación de la contracción muscular mediante impulsos eléctricos. Los impulsos son generados por un dispositivo a través de electrodos en la piel en las inmediaciones de los músculos para estimularlos y trabajarlos de forma más directa y efectiva. Los impulsos imitan el potencial de acción que viene del sistema nervioso central, provocando que los músculos se contraigan.

Las sesiones de entrenamiento combinan la electro estimulación con el trabajo físico activo. De este modo se consigue estimular el músculo en profundidad y la carga de trabajo realizada es mucho mayor. Las sesiones siempre van guiadas por un profesional de la actividad física y si es preciso por un profesional de la salud, que nos indica en todo momento qué ejercicio debemos realizar y realiza correcciones sobre nuestra postura corporal y nuestra técnica.

En esta nueva modalidad las posibilidades de trabajo son infinitas, podemos realizar cualquier tipo de ejercicio con la única limitación de que estamos conectados por dos cables a una máquina, pero son lo suficientemente largos como para permitirnos movernos en libertad.

Una sesión de 30 minutos de entrenamiento con electro estimulación equivale prácticamente a una sesión de hora y media de entrenamiento habitual. Se recomienda entre 2 y 3 veces por semana y siempre complementado con la actividad física habitual.

Entre sus beneficios se destaca su acción directa sobre los músculos, ya que debido a los impulsos eléctricos que envía trabajará en su totalidad todas las fibras que conforman el músculo. Lo bueno es que al no tratarse de una gimnasia pasiva totalmente, trabajará mucho más profundamente las fibras, ya que estaremos incidiendo también a su movimiento de manera consciente, pues no hay que olvidar que el trabajo con este tipo de chalecos se realizará mientras realizamos una sesión de entrenamiento de manera habitual con cargas.

Otro punto a tener en cuenta es que ayudará a tonificar los músculos y mantenerlos bien definidos. Además hay que tener en cuenta que tendrá gran importancia la ayuda que nos prestará a la hora de conseguir eliminar líquidos y mejorar la circulación en general, por lo que es un buen aliado en el tratamiento de la celulitis en determinadas zonas del cuerpo. No hay que olvidar que los efectos que buscamos los conseguiremos a más corto tiempo.
Pero no debemos olvidar que no todo son beneficios, ya que entre sus contras destacaremos que los impulsos que recibirán nuestros músculos por parte del chaleco no son para nada reales. Por norma general cuando hacemos ejercicio el cerebro manda una señal al músculo. Este paso se salta con los electros estimuladores, lo que puede hacer a la larga que perdamos eficacia, control y rendimiento muscular, ya que se trata de movimientos involuntarios.

Cuando hacemos ejercicio primeramente entran en juego una serie de fibras, concretamente las de menor talla, que son las que soportarán los primeros momentos del entrenamiento, para luego entrar en acción las de mayor talla dependiendo de la intensidad del entrenamiento. En este caso, con los chalecos entrarán todas a trabajar a la vez, evitando así el orden físico que sigue el organismo.

Algo similar sucederá con los tendones y las articulaciones, ya que este tipo de dispositivos solamente actúa a nivel muscular, no se encargará de fortalecer estas partes tan importantes en la movilidad del organismo y sobre todo en los diferentes ejercicios que vamos a realizar, pues de nada servirán unos músculos trabajados y tonificados si los tendones no lo están, ya que podemos crear una serie de descompensaciones. Por ello es necesario trabajar también sin chaleco para ayudar a fortalecer esta parte del cuerpo.

Otro punto a tener en cuenta es que cuando seguimos el cauce normal de entrenamiento el organismo, a través del cerebro, que también escucha a los músculos, tiene un mecanismo de defensa frente a una posible sobrecarga muscular que derive en lesión, que nos hace detener la actividad. Con la electro estimulación esto no sucede, ya que el impulso es externo, por lo que el riesgo de lesión aumenta enormemente.

No podemos olvidar que el estímulo externo hace que los movimientos sean involuntarios, por lo que la coordinación y control muscular de nuestro propio cuerpo apenas se trabajará con esta modalidad de entrenamiento.


Es necesario que lo alternemos el entrenamiento con chalecos de EMS con entrenamiento convencional. No es nada recomendable usar solamente este método de trabajo muscular, ya que no será del todo beneficioso para el cuerpo. Su uso debe estar siempre controlado por un profesional capacitado y que conozca su manejo y prevenga la aparición de lesiones.

 

Podrás comprar el Chaleco de Electroestimulación en nuestra web, pinchando aquí.

 

Aprovecha nuestras formaciones prácticas Totalmente Gratis organizadas en Fisaude.com donde podrás probar el Chaleco de Electroestimulación, supervisado por nuestros entrenadores personales. Escríbenos al correo Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla o bien contacta con nosotros en el 916 327 740