¿Qué hacere después de competir?

Durante los 10K diste lo mejor de vos, cruzaste la línea de llegada, cumpliste con tu objetivo. Recibiste la medalla, te sacaron la foto y ahora... que haces para recuperarte lo mejor posible?

Todo lo que tenes que hacer después de la competencia para que puedas disfrutar de tus logros, sin calambres ni dolores, te lo contamos en esta nota.

Uno de los objetivos del entrenamiento es mejorar los procesos de recuperación entre las sesiones y fundamentalmente, luego de la competencia. Quien mejor entrenado está, mejor termina una carrera y más rápido se recupera. Desde mi experiencia como Kinesióloga en eventos deportivos, he visto gente que atraviesa la linea de llegada de un 42K y a los pocos metros se acalambra y no puede caminar, otros que luego de algunas elongaciones recuperan la movilidad normal y aquellos que terminan impecables, que pronto recuperan las pulsaciones y están en condiciones de volver a salir.

Existe un sinfín de herramientas terapéuticas que ayudan al proceso de recuperación: la hidratación, la elongación asistida, la inmersión en agua helada, el trote regenerativo, los estímulos vibratorios, la alimentación rica en hidratos de carbono, la presoterapia, la electroestimulación, y las terapias manuales.

Las terapias manuales comprenden un conjunto de acciones tendientes a mejorar o restituir la normalidad del cuerpo. Comprenden el masaje, la inducción miofascial, las tracciones, los estiramientos, las manipulaciones articulares, entre otras.

Que beneficios nos ofrece el masaje post competencia? Muchos, pero fundamentalmente debe estar realizado por un kinesiólogo especialista en el área del deporte, ya que el atleta está bajo una situación de stress físico importante y un masaje mal realizado puede agravar el cuadro, provocando inflamación, calambres, contracturas e incluso desgarros.

El masaje post competencia no puede realizarse inmediatamente cruzada la línea de llegada. El aumento local de ácido láctico en el músculo altera los umbrales de sensibilidad de los receptores musculares (huso neuromuscular) cuya estimulación desencadena contracciones reflejas y aumento del tono muscular, incidiendo directamente sobre el grado de flexibilidad de una persona y la relajación. Por tanto, antes de recibir un masaje, el atleta debe realizar un breve pero efectivo ejercicio de baja intensidad para remover el ácido láctico del músculo y normalizar el pH celular.

Si el atleta está deshidratado, con bajos niveles de sodio, potasio y calcio, se alteran los mecanismos de conducción nerviosa y el tono muscular aumenta, manifestándose con calambres musculares espontáneos. Por lo cual, si la persona está en condiciones, deberá primero hidratarse preferentemente con bebidas deportivas y si no pudiera se le deberá suministrar suero por vía intravenosa.

Además, la deshidratación leva a que los tejidos cedan su agua almacenada al organismo y por lo tanto pierden elasticidad volviéndose más rígidos. Esta situación es una de las responsables de la pérdida de flexibilidad finalizada la carrera, por lo cual la inmediata hidratación ocupa un lugar primordial en la recuperación.

Por lo visto, a veces el orden de los factores altera el producto. Y el orden que ocupa el masaje post competencia debe respetar su jerarquía de prioridades por debajo de otros medios y métodos de recuperación.

Recuerda que el entrenamiento planificado por un profesional y sistemáticamente empleado, es tu mejor aliado para recuperarte luego de una competencia.

tips-para-despues-de-los-10k