En cuerpo y lenguaje

- ¿Qué sucede, por qué están los bomberos? ¿Hay incendio en la casa?

- Están los vecinos dentro. Tienen reunión. Es sobre el arreglo del tejado. Parece que la discusión está acalorada....

- ¿Y qué pintan los bomberos...?

- Supongo que como la cosa está que arde hay peligro de que arda la casa... Vienen siempre que se toca el tema del tejado...

.................

- ¿Qué te pasa? Tienes mala cara...

- Me va a estallar la cabeza.

- ¿Por qué?

- Ando con exámenes, todo el día con el ordenador...

- ¿Y?

- Las neuronas hierven y supongo que aumenta la presión dentro de la cabeza...

...................

El cuerpo está representado, presentido, en el cerebro.

A través del lenguaje interiorizamos una imagen corporal. Ese lenguaje es, evidentemente, irreal, no expresa lo que está pasando. No hierve la sangre, se destroza el corazón, se nubla la mente ni se forman nudos en la garganta.

El individuo sabe que es una forma de hablar, de expresar las emociones, referidas a sucesos que afectan a su propio ámbito. El individuo sabe que es así pero no sabemos lo que piensa su organismo, la casa donde habita.

Puede que el cerebro sea más literal de lo que pensamos y dé a las palabras un significado, una expectativa absolutamente irracional, olvidando que se trata de una simple imagen, una metáfora.

Sobre cuestiones internas el cerebro es alarmista y cándido. Puede que se tome en serio todo lo que oye y lee.

- Me duele la rodilla. Anda el tiempo revuelto. Va a llover... Noto la humedad. Se me forma reuma...

- ¿Qué es eso del reuma?

- No sé, pero me afecta. Si hay humedad se me forma en la rodilla operada y lo noto... Se me inflama...

.......................

Hay una marcada tendencia a mezclar los asuntos externos con los internos, los del individuo con los del organismo, los del edificio con los de quienes lo habitan.

- Lo emocional es importante. El cuerpo expresa las emociones

- ¡Y de qué manera...!

- Somatizamos...

- El cuerpo expresa sus propias emociones. Tiene sus valoraciones. Le preocupa lo que le puede pasar en función de los trajines del individuo. Al cerebro le importa un bledo el resultado de los exámenes. Lo que realmente le atemoriza es que las horas de ordenador traigan consecuencias necróticas. Muerte violenta.

- Suena demasiado frío y racional. Lo emocional también importa.

- Por supuesto que importa. Si no fuera por las emociones cerebrales no nos dolería la rodilla cuando sale el día húmedo ni la cabeza porque estamos estudiando con cierta inquietud. Las emociones necesitan también racionalidad. Si calentamos al cerebro con metáforas puede que actúe literalmente.

..............

- Desde que se resolvió el problema del tejado ya no hay discusiones ni suenan las sirenas de los bomberos. Las emociones de los vecinos influyen mucho en los sonidos de sirenas...

..............

- ¡Joder con el cerebro!

- Insisto. Cuide su lenguaje...

Fuente: Blog de Arturo Goicoechea

ver-siguiente-articulo