Migraña y generación espontánea

Muchos pacientes, después de escuchar atentamente las explicaciones sobre el origen cultural de la migraña, comentan, con la convicción de que han dado con una objección insalvable:

"Ya entiendo lo que quiere decir... pero ¿por qué tuve la primera crisis precisamente ese día"?

En ausencia de un desencadenante, la migraña irrumpe (aparentemente) por generación espontánea.

La generación espontánea es un concepto introducido por Aristóteles para explicar el origen de la vida. El gran sabio griego observaba atentamente todo lo que se refería a los animales y concluyó que el fango calentado por el sol o la materia orgánica en descomposición daba origen a peces y moscas respectivamente.

La idea de Aristóteles gozó de excelente salud hasta que en el siglo XVII algunos investigadores comenzaron a poner objecciones y hacer comprobaciones. A pesar de las evidencias, se siguió manteniendo la existencia de un principio vital que añadía vida a la materia orgánica (abiogénesis).

Francesco Reddi, Lazzaro Spallanzani y, final y contundentemente, Louis Pasteur, demostraron que la vida sólo provenía de la vida (huevos y larvas previamente depositados en el fango o en la materia orgánica).

La teoría oficial de la migraña da por sentado que una determinada genética genera migraña por su capacidad aparente de generarlo todo y de cualquier manera. Los genes migrañosos crean un terreno de "hiperexcitabilidad neuronal" que sólo necesita de un empujoncillo de un par de vasos de vino, un contratiempo o un día algo soleado.

El principio migrañoso explica satisfactoriamente (para los neurólogos) la irrupción de la migraña (en el cerebro de Homo sapiens)

En mi opinión la migraña necesita un caldo de cultivo neuronal (alerta sobre nocividad en cabeza) y el equivalente a las larvas y huevos: ideas que acaban germinando en el complicado terreno de la red de conexiones neuronales donde los circuitos compiten por llevarse el gato al agua.

Ya que estamos en el bicentenario de Darwin viene al caso traer a colación el concepto de darwinismo neuronal, aportado por el premio Nobel Gerald Edelman: las neuronas compiten para mantener activas sus conexiones.

La migraña contiene el éxito de las tendencias alarmistas (evitación de daño... teórico) frente a las exploradoras (búsqueda de novedad). La cultura ha inclinado la balanza del éxito hacia las primeras.

¿Por qué ese día apareció la primera migraña?

Sencillamente: ese día se dieron las condiciones para que germinara el temor neuronal a que algo sucediera en la cabeza... precisamente ese día.

psd_vermas