Autoayuda contra la Timidez

La timidez extrema es un problema que puede detener nuestro progreso personal, aislándonos del mundo. La autoayuda puede ser una herramienta eficaz para vencer la timidez.

Es habitual escuchar en las familias o grupos de amigos las típicas expresiones que catalogan a algún integrante como tímido, retraído o demasiado reservado. Sin embargo, esa característica de nuestra personalidad puede ser parte de una forma de ser o, en dosis extremas, una patología social que nos puede llevar al aislamiento.

Si advierte que se preocupa en demasía por caer bien a la gente, que no se anima a esbozar la menor crítica a un familiar, si no sabe decir no o si para usted pedir un favor, por más pequeño que sea, es una tortura, piense seriamente sobre el nivel de su timidez.

Asimismo, si esto se combina con una tendencia a permanecer encerrado en su casa y a perder contacto con sus seres queridos, no dude en pedir ayuda de alguna manera. Quizás, los grupos de autoayuda para vencer la timidez pueden ser una vía adecuada para superar estas trabas, por supuesto combinada con otras.

En principio, es necesario entender que este tipo de habilidades sociales no llegan únicamente por patrimonio genético con nuestro nacimiento: pueden adquirirse en el transcurso de la vida, con el tiempo y el esfuerzo podemos mejorar como personas, incorporando cuestiones que creíamos vedadas para nosotros.

Existen algunos consejos, que se practican y analizan en profundidad en el marco de los grupos de autoayuda para vencer la timidez, que pueden ser útiles para afrontar nuestros miedos y para aprender a expresarnos mejor, tanto sea con palabras como gestualmente.

Para pensar

· Nunca es positivo interpretar el pensamiento del otro. Dar por sentado, por ejemplo, que nos juzgará negativamente por lo que digamos o hagamos. No es bueno adelantarse, porque podemos estar cometiendo un error de apreciación.

· Acepte que siempre puede llegar a cometer errores.

· Usted tiene derechos que puede manifestar: derecho a decir que no, a protestar por un servicio mal brindado, a pensar de manera diferente, a cambiar de postura. Respétese a usted mismo esos derechos.

· En cuanto a la comunicación, siempre intente mirar al receptor de su mensaje mientras habla o gesticula. Trate de eliminar los titubeos al hablar: una voz firme y decidida lo plantará de manera diferente frente al otro y, a la vez, aumentará su autoestima.

· El mundo que lo rodea no está lleno de seres perfectos. Todos los que lo habitan tienen miedos, problemas y carencias. Anímese a compartirlo.

Escrito por: Pablo Javier Piacente

Fuente: www.psicologiayautoayuda.comver-siguiente-articulo