Cualidades de la mente femenina

Los hombres hemos intentado durante siglos subestimar la mente femenina, tratándola de poco rigurosa e ilógica. Hemos exaltado el valor de la razón sobre la emoción y menospreciado los atributos afectivos del mal llamado "sexo débil". Sin embargo, el supuesto predominio mental del varón no es más que una fantasía patriarcal.

La mente femenina tiene las dos cualidades, la negativa y la positiva.

La positiva es el amor, la negativa son los celos; la positiva es compartir, la negativa es la posesión; la positiva es la espera, la negativa es el letargo, porque la espera puede parecer una espera y puede que no lo sea, puede que sea un simple letargo.

Y lo mismo sucede con la mente masculina: la mente masculina tiene una cualidad positiva, que indaga, busca, y una cualidad negativa, que siempre duda. ¿Cómo vas a indagar sin dudar? Entonces has elegido la positiva. Pero también se puede ser un hombre dubitativo que no indaga, sólo se sienta y duda.

Hay que usar lo negativo en servicio de lo positivo, y todo tiene ambos lados. Siempre que hay una cualidad positiva, a su lado existe la negativa. Si prestas demasiada atención a la negativa,
errarás; presta mucha atención a la positiva y llegarás.

Hombre o mujer, ambos tienen que hacer eso. Entonces sucede el fenómeno más bello del mundo. Ese fenómeno es una persona indivisible, única, una unidad, un cosmos interno; una sinfonía en la que todas las notas se ayudan entre sí, no son sólo un ruido, sino que dan ritmo, color, a la totalidad. Hacen la totalidad, crean la totalidad, no van en contra de la totalidad, ya no son fragmentos, han alcanzado una unidad.

La mente femenina puede ver más allá de lo inmediato y planificar con mucha anterioridad. La imaginación le permite adentrase al futuro y tener una actitud preventiva de alto rendimiento. Los hombres funcionamos más y mejor en el aquí y el ahora, nos agrada resolver problemas.

La mujer tiene mucha capacidad para imaginar, si tu eres mujer, usa esa capacidad y llegarás muy lejos.

Fuente: www.psicologiayautoayuda.com

ver-siguiente-articulo