Dile adios a la culpa

La culpa aparece si sentimos que no estamos siendo consecuentes con nuestros valores. Puedes liberarte de esa mochila de conflictos siguiendo un par de consejos que te brinda "Autoayuda y Psicología"

DEJEMOS DE SER PREFECCIONISTAS
Si sientes que decepcionas a los que te rodean o que no estás a la altura del partido, es porque tienes unos parámetros de perfección demasiado elevados en lo que haces, tanto que puede perjudicarte, esto se debe a que tus expectativas respecto a ti mismo son demasiado altas.
Hay que tener en cuenta que al acercarnos al 80% de cualquier meta ya deberíamos sentirnos casi realizados.

HAZ LO QUE SE DEJÓ POSTERGADO
¿Eres uno de los que dicen hoy no mañana sí?
Dejar todo para mañana puede que luego te llene de vueltas de desanimación y debes pensar lo genial que resulta completar una tarea que estás esquivando.

DEBES PERMITIRTE ENOJARTE
Hay ocasiones en donde es casi inevitable levantar la voz o animarte a tener una discusión fuerte con alguien; no está mal enojarse.
Pregúntate lo siguiente ¿qué es lo positivo en las confrontaciones? Lo primero que libera el estrés del resentimiento y luego permite desahogarse. Y eso no es poca cosa

SOLO PARA PAREJAS
Siempre...siempre es muy estresante discutir con tu pareja, pero si además lo haces de una forma completamente descontrolada puedes correr el riesgo de que una de estas sea la última pelea que tengas.
Las parejas duraderas discuten pero sin faltarse el respeto, la clave es no insultarse ni sacar viejos trapitos al sol en cada pequeña discusión.
El consejo que dan los terapeutas de parejas es que se discuta como si lo hicieses con un amigo de confianza, ya que de esta manera nos abrimos de una manera muy sincera pero nunca acudimos a la utilización de adjetivos descalificativos.

Fuente: www.psicologiayautoayuda.com

ver-siguiente-articulo