Las leyes del poder (Primera Parte)

La sensación de no tener poder sobre la gente y los eventos es algo que generalmente nos resulta insoportable -cuando nos sentimos desvalidos nos sentimos miserables. Nadie quiere menos poder; todo el mundo quiere más. Sin embargo, en el mundo actual, el parecer ávido y sediento de poder es peligroso, el ser evidente en tu lucha por el poder. Tenemos que parecer honestos y decentes. Por lo tanto, necesitamos ser sutiles -congeniales pero astutos, democráticos pero tortuosos.

Este juego de duplicidad constante se asemeja a la dinámica de poder que existía en el mundo de las antiguas cortes aristocráticas. A lo largo de la historia, siempre se formaba una corte alrededor de la persona que detentaba el poder -rey, reina, emperador, líder. Los cortesanos que llenaban esta corte estaban en una posición especialmente delicada: Tenían que servir a sus amos, pero si parecían adular, si se congraciaban de manera demasiado obvia, los otros cortesanos lo notarían y actuarían en su contra. Luego, los intentos de ganarse el favor del amo tenían que ser sutiles. Y aún hasta los más hábiles cortesanos que eran capaces de tales sutilezas tenían que protegerse a sí mismos de sus compañeros, quienes entodo momento estaban intrigando para hacerlos a un lado.

Mientras tanto, se suponía que la corte representaba el cúlmen del refinamiento y la civilización. La lucha abierta por el poder era vista con malos ojos; los cortesanos trabajarían silenciosamente y en secreto contra cualquiera entre ellos que usase la fuerza. Tal era el dilema de lacorte : Mientras parecían ser el parangón de la elegancia, tenían que superar y aplastar a sus enemigos de la manera más sutil posible. El cortesano exitoso aprendía con el tiempo a hacer indirectos todos sus movimientos; si apuñalaba a alguien por la espalda, era con un guante de terciopelo en su mano y en su rostro la más dulce de las sonrisas. En lugar de utilzar la coherción o la traición descarada, el cortesano perfecto se abría paso por medio de la seducción, el encanto, el engaño, y la estrategia sutil, planeando siempre, con mucha anticipación, todos sus movimientos. La vida en la corte era un juego sin fin que requería vigilancia constante y pensamiento táctico. Era una guerra civilizada.

Hoy en día encaramos una paradoja peculiarmente similar a la del cortesano: Todo debe parecer civilizado, decente, democrático, y limpio. Pero si jugamos según esas reglas, muy estrictamente, si las tomamos muy al pie de la letra, seremos aplastados por quienes nos rodean, que no serán tan tontos. Como escribió el gran diplomático y cortesano Nicolás Maquiavelo, "Cualquier hombre que intente ser buenotodo el tiempo, entre la mayoría de quienes no lo son, está condenado a la ruina." La corte creía ser el cúlmen del refinamiento y la honestidad, pero debajo de su deslumbrante superficie hervía un caldero de emociones oscuras -codicia, envidia, lujuria, odio. Hoy en día, de manera similar, nuestro mundo cree ser el pináculo del refinamiento y lahonestidad, y sin embargo las mismas emociones siguen con nosotros, como siempre lo han hecho. El juego es el mismo. Por fuera, debes parecer alguien que respetas las delicadezas, pero por dentro, a menos que seas un tonto, aprendes rápidamente a ser prudente, y hacer como aconsejaba Napoleón. Coloca tu mano de hierro en un guante de terciopelo. Si, como en los días pasados de las cortes, puedes dominar el arte de ser indirecto, aprendiendo a seducir, encantar, engañar, y maniobrar sutilmente para superar a tus oponentes, alcanzarás las cumbres delpoder . Serás capaz de hacer que la gente se incline a tus deseos sin darse cuenta de lo que has hecho. Y si no se dan cuenta de lo que hayas hecho, no te guardarán rencor, ni te opondrán resistencia.

Para algunas personas, la idea de ejercer concientemente juegos de poder -sin importar cuan indirectamente lo hagan- parece malvada, asocial, o en el mejor de los casos, una reliquia del pasado. Creen que pueden escapar de dichos juegos comportándose de formas que no tengan nada que ver conpoder . Debes cuidarte de tales personas, ya que mientras expresan abiertamente semejantes opiniones, casi siempre se cuentan entre los más adeptos jugadores depoder . Utilizan estrategias que disfrazan astutamente la naturaleza de la manipulación que conllevan. Por ejemplo, esta clase de personas suelen presentar su debilidad y falta depoder como si fuese algún tipo de virtud moral. Pero la verdadera falta de poder , sin motivo de interés personal, no hace publicidad de su debilidad para ganar compasión, simpatía o respeto. Demostrar abiertamente la propia debilidad es de hecho unaestrategia muy efectiva, sutil y engañosa, en el Juego del Poder.

Otra estrategia bastante utilizada por este tipo de personas es la de exigir igualdad en todos los aspectos de la vida. Todos deben ser tratados por igual, sin importar su estatus o su fuerza. Pero si, para evitar la mácula del poder, intentas tratar a todos por igual y de una manera justa, tendrás un problema: verás que algunas personas hacen ciertas cosas mejor que otras. El tratar a todos por igual implica ignorar sus diferencias, elevando a losmenos hábiles y suprimiendo a quienes sobresalen. Una vez más, muchos de quienes se comportan de esa manera despliegan otra estrategia de poder, redistribuyendo las recompensas de otros a quienes ellos determinen.

Otra manera de evitar el juego sería la franqueza y honestidad perfectas, ya que una de las técnicas principales de quienes buscan poder es el secreto y el engaño. Pero el ser perfectamente honesto herirá e insultará -inevitablemente- a muchas personas que pueden serte valiosas, algunas de las cuales se inclinarán por devolverte el daño. Nadie verá tuhonestidad como algo objetivo y libre de motivaciones personales. Y tendrán razón: En realidad el utilizar la honestidad es de hecho una estrategia de poder , que se utiliza para convencer a la gente del carácter noble, desprendido y de buen corazón que uno tiene. Es una forma de persuasión, y hasta una forma sutil de coerción.

Finalmente, quienes digan no interesarse por semejantes intrigas pueden afectar un aire de ingenuidad, para protegerse de la acusación de que están tras elpoder .. Una vez más, estad atentos, ya que la apariencia de ingenuidad puede ser un medio efectivo de engaño. Incluso la ingenuidad verdadera no está libre de las trampas delpoder . Los niños pueden ser ingenuos de muchas formas, pero suelen actuar así debido a una necesidad elemental de ganar control sobre quienes los rodean.

Los niños sufren mucho si se sienten impotentes en el mundo adulto, y utilizan cualquier medio que esté a su alcance para salirse con la suya. La gente verdaderamente ingenua puede jugar aljuego del poder, y suelen ser horriblemente efectivos en dicho juego, ya que no se hallan obstaculizados por la reticencia de otros. Una vez más, quienes dan grandes muestras de inocencia son los menos inocentes de todos.

Puedes reconocer estos "no jugadores" por la manera como ventilan sus cualidades morales, su piedad, su exquisito sentido de la justicia. Pero como todos nosotros estamos hambrientos depoder , y casi todas nuestras acciones están dirigidas a conseguirlo, lo que hacen éstos los "no jugadores" es tirarnos arena a los ojos, distrayéndonos de sus juegos depoder con su aire de superioridad moral. Si los observas de cerca, verás que suelen ser los más hábiles en el arte de la manipulación indirecta, aún si algunos de ellos lo practican inconscientemente. Y resienten cualquier publicidad que se haga de las tácticas que utilizan a diario.
Si el mundo es como una corte gigantesca y estamos atrapados dentro de ella, de nada sirve tratar de salirse del juego. Lo único que lograrás con eso será quedar impotente, y dicha impotecia te hará miserable. En lugar de luchar contra lo inevitable, en lugar de discutir y quejarte y sentirte culpable, resulta mucho mejor sobresalir en eljuego, y ganar poder. De hecho, mientras mejor seas en el juego del poder , mejor amigo, amante, esposo, esposa, persona te harás. Siguiendo el camino del cortesano perfecto, aprenderás a hacer que otros se sientan mejor acerca de sí mismos, convirtiéndote así en fuente de placer para ellos. Se harán cada vez más dependientes de tus habilidades y deseosos de tu presencia. Al dominar las 48 leyes delpoder, le ahorrarás a otros la molestia y el dolor causados por chapotear con el poder -jugando con fuego sin conocer sus propiedades. Si el juego de poder es inevitable, es mejor ser un artista que un negador o un chapucero..

Para aprender el juego del poder es necesaria cierta visión del mundo, un cambio de perspectiva. Se requiere esfuerzo y años de práctica, ya que es probable que muchos aspectos del juego no llegan de manera natural. También necesitarás ciertas habilidades básicas, y una vez que domines estas habilidades serás capaz de aplicar las leyes del poder de una manera más fácil. La más importante de estas habilidades, y uno de los fundamentos básicos del poder, es la capacidad de controlar tus emociones. Una respuesta emocional a una situación es la barrera más grande para alcanzar el poder, un error que puede costarte mucho más que cualquier satisfacción temporal que puedas obtener expresando tus emociones. Las emociones nublan la razón, y si no puedes ver la situación con claridad no podrás prepararte ni responder a ella con algún grado de control. La ira es la respuesta emocional más destructiva, ya que es la que más nubla tu percepción de las cosas. También tiene un efecto distorsionante que invariablemente hace menos controlables las situaciones y aumenta la resolución de tu enemigo. Si intentas destruir un enemigo que te ha hecho daño, es mejor mantenerlo fuera de guardia fingiendo amistad que mostrar tu ira.

Fuente: psicologíayautoayuda.com

ver-siguiente-articulo