Miedo a la intimidad


El miedo a la intimidad es más que una fobia al compromiso, a las citas, o a las mujeres o a los hombres. Es el temor de perderse a sí mismo que sofoca su capacidad de amar.

La definición de miedo a la intimidad puede ser diferente en cada persona, este miedo implica el cuidar de otra persona, al mismo tiempo que la otra persona nos cuida, y esto lo hace vulnerable y debe estar abierto al rechazo, al dolor y a la traición.

El miedo a la intimidad es la auto-protección

Cuando usted teme a la intimidad, puede tener miedo de ser consumido por otra persona, o de ser sumergidos en su personalidad o en su mundo. El miedo a la intimidad implica a menudo una lucha para mantenerse separado de la otra persona. Este miedo puede ser físico, emocional, mental o espiritual. De hecho, se pueden involucrar los cuatro niveles del ser, aunque puede ser más prominente en una zona u otra.

Usted puede luchar con el miedo a la intimidad, incluso si está casado o en una relación de pareja. Puede temer a la intimidad y ser emocionalmente distante o mentalmente aislado.


Cómo dejar atrás miedos de la intimidad

Sea realista, siempre existen las probabilidades de que usted sea dejado o engañado por su pareja, pero esto no es motivo para escaparle a la intimidad.

Si usted logra averiguar la causa de su miedo a la intimidad y siente sus sentimientos, puede ser más abierto a dejarse amar. Por ejemplo, sabiendo que tiene miedo de la intimidad debido a que su madre murió cuando era pequeño, le da opciones: trabajar por medio de sus sentimientos a través de la escritura o la pintura, en busca de asesoramiento, o unirse a un grupo de apoyo para el duelo (que nunca es demasiado tarde). Confesar sus sentimientos a familiares y amigos puede provocarle menos miedo y ser más manejable, y alguien va a ser capaz de relacionarse, lo que le ayudará a sentirse menos solo.

Tan importante como es la intimidad, es la protección contra la sobrecarga de la intimidad al mantener un sentido de sí mismo a través de sus propios amigos, pasatiempos e intereses.

Fuente: www.psicologiayautoayuda.comver-siguiente-articulo