Signos y tratamiento del trastorno de la alimentación en las madres

 

Las madres con trastornos en la alimentación a menudo sienten temor por la comida, a pesar de que sabemos lo importante que son las cenas en familia para la crianza de los hijos. Varias madres manifestaron que si bien comían, vomitaban después de hacerlo, debido a la culpa que sentían después de haber ingerido alimentos y que en la mayoría de los casos se trataba de grandes cantidades (un signo de la bulimia ).

Otras madres dicen que está demasiado cansadas como para participar en la vida de sus hijos todos los días. A veces sólo llegan a pronunciar palabras de una sílaba, como "sí" y "no" y "buenas noches

Otros síntomas de la anorexia incluyen la imagen distorsionada del cuerpo, perturbando los patrones de pensamiento y los sentimientos, sintiéndose insuficientes. Muchas de las madres están complacidas con la manera en que se las arreglan para mantener las apariencias y viven una vida aparentemente normal. De otra forma, su doble vida es estresante y exigente.

Comer con dificultades debido a las dietas extremas, a comer compulsivamente, y causarse los vómitos, generalmente se mantienen bajo la superficie. Mantener las apariencias, incluso en la propia casa, requiere de mucha fuerza.

Una vez que la causa de un trastorno alimentario ha sido identificada, el tratamiento puede ser más eficaz.

El tratamiento de la anorexia o la bulimia en las madres


Se conoce que sólo el 30 por ciento de las anoréxicas y menos del seis por ciento de las bulímicas reciben tratamiento para su condición. Las mujeres que luchan con los trastornos de la alimentación no se sienten motivadas a buscar la psicoterapia. Además, los sentimientos de culpa y la vergüenza puede impedir que las mamás de busquen ayuda para sus problemas de alimentación.

Aunque las dificultades asociadas con la alimentación son principalmente la vergüenza y la culpa, creo que muchas mujeres le gustaría ser capaces de hablar sobre sus problemas. Desarrollar el conocimiento y mejorar la atención puede mitigar el estigma, e inspirar a más mujeres a buscar ayuda

 

Fuente: www.psicologiayautoayuda.com