Piano y distonía focal

Hace unas semanas asistí a unas jornadas de Anatomía y Técnica Pianística.
Lo cierto es que, más bien, me equivoqué con ello: todos los asistentes eran pianistas, y los ponentes adaptaron sus ponencias a ello.
Aprendí acerca del trac (algo así como el miedo escénico antes de un concierto) y algo de nutrición para antes de una audición (me será útil si algún día voy más allá de tocar el "cumpleaños feliz" y la BSO de Jurassic Park) pero a lo que realmente fui, que era a ver cómo estaban orientando la distonía focal (en el tríptico hacían referencia a una ponencia al respecto), el tema se quedó colgado.

El profesor que debía hablar de ello prefirió adaptar la charla a temas posturales en el piano y algo de ejercicio. Visto el público para el que hablaba, tengo claro que fue lo correcto, ya que tampoco era cuestión de asustar a los ilusionados músicos con la fatídica descripción de dicha situación clínica.

Desde entonces he seguido investigando acerca de la distonía focal en los músicos.
La forma en la que la estoy trabajando (desde la perspectiva de la salud representacional), va dando sus frutos, pero el hecho de que sea una deducción más que un aprendizaje (digamos que la he ido personalizando con los años y adaptando conforme he ido formándome y adentrándome en los recovecos del cerebro), me sugiere la necesidad de estudiar la orientación de otros profesionales al respecto.

Lo cierto es que no me convence demasiado lo que leo, ni lo que escucho al respecto. Son técnicas, a mi parecer, demasiado generales, adaptadas con no demasiada gracia, y desde mi más humilde opinión, alejadas de la realidad de este trastorno cerebral.

Conclusión:

  • Seguiré trabajándola como hasta ahora,
  • Seguiré investigando y rebuscando (se agradecerá, oh lectores, vuestra aportación),
  • No volveré a asistir a un congreso sin saber dónde me meto.

Ver vídeo

Fuente: http://osteonfisioterapia.blogspot.com