LA INACTIVIDAD FOMENTA LAS AGUJETAS


Las agujetas o inflamación muscular de comienzo retardado (DOMS): son molestias musculares que surgen después de transcurridas unas 24 a 48 horas después de la realización de ejercicio.

Por supuesto, no siempre que se realiza ejercicio, tienen que aparecer estas molestas sensaciones musculares, suelen aparecer en casos donde se permanece inactivo durante un periodo de tiempo y al reinicio de la actividad se produce de forma demasiado intensa. También cuando realizamos una actividad que no entra dentro de nuestra rutina deportiva o laboral, por ejemplo, un corredor de fondo está acostumbrado a correr todos los días, pero si un día lo que tiene que realizar es una carrera de 100m seguramente el esfuerzo explosivo y diferente al de costumbre que tiene que realizar le acarrearán unas buenas agujetas.

TEORÍAS ERRÓNEAS

Hasta hace relativamente poco, existía la teoría de que las agujetas se producían por la acumulación de cristales de ácido láctico que se clavaban en el músculo después de una actividad intensa. De ahí su nombre porque en teoría se clavaban en el músculo como agujas. Bien esta teoría parece errónea, y podemos aportar dos datos, se ha visto como en personas con la enfermedad de McArdle, incapaces de producir ácido láctico, también sufrían dolor muscular de origen retardado. Además la práctica de ejercicio disminuye el dolor, lo que hacía pensar que el calor diluía el lactato, esta teoría es falsa ya que el ácido láctico no se cristaliza a temperatura corporal ni a 5 grados bajo cero.

En realidad, parecen ser microroturas fibrilares en su mínima expresión provocadas por dos razones: porque la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio, o bien porque se realiza un trabajo muscular cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de aguantarlo.

agujetas-estiramientos
Calentamiento previo

El dolor que caracteriza a las agujetas es producido por la rotura celular: los elementos citoplásmicos se vierten al exterior, estos tienen una serie de iones de calcio y de potasio que son elementos irritantes y muy dolorosos, lo que pone en marcha un mecanismo de inflamación que irrita las fibras nerviosas. (Franchek Drobnic, jefe del departamento de Fisiología de Alto rendimiento en San Cugat, Barcelona).

Las zonas que suelen sufrir más son la unión entre el vientre muscular y el tendón cerca de la articulación, estas son zonas de máxima tensión y donde existe mayor número de fibras débiles. Las agujetas acaban con las fibras débiles y las que soportan la presión se convierten en más fuertes, lo que explica que las agujetas mejoren con la actividad física, y que además solo se producen en estados iniciales de práctica deportiva. Con el entrenamiento de la rutina física de cada práctica deportiva lo laboral, la tendencia es a no aparecer dichos síntomas.

** La enfermedad de McArdle (Enfermedad por almacenamiento de glucógeno tipo V o Glucogenosis 5) es una enfermedad que pertenece al grupo de las enfermendades raras por afectar a menos de un 5 por mil de la población.
Se trata de una enfermedad de tipo genético, extremadamente rara, caracterizada por una imposibilidad del organismo para descomponer el glúcogeno fuente importantísima de energía muscular. Esa imposibilidad es provocada por la ausencia de la enzima glicolítica fosforilasa muscular