SON ZONAS DE MÁXIMO ACORTAMIENTO DEL MÚSCULO

Una contractura muscular consiste en una contracción involuntaria y persistente de un músculo.

Se presenta como una zona tensa, dolorosa, y ,en muchos casos, abultada.

Son zonas de máximo acortamiento del músculo a la cual no llega la nutrición y oxigenación necesaria para el buen funcionamiento muscular.

La contractura puede ser causa de dolor, en aquellos casos donde un músculo es sobresolicitado por un exceso de trabajo físico, o por una mala higiene postural. Pero también puede ser consecuencia y aparecer asociada a otros problemas, como problemas musculares (rotura de fibras o elongación), problemas articulares o incluso viscerales. Esto quiere decir, que cuando por ejemplo el músculo sufre un estiramiento fuerte e incontrolado, el músculo se defiende de una posible rotura, con una contracción brusca que se conoce como reflejo miotático. Esto puede crear una contractura.

Pero también cuando hay un daño en una articulación, por ejemplo en una ciática, se produce de forma refleja contracturas de músculos como el psoas, paravertebrales, o los multifidus, en muchos casos como posiciones antiálgicas. Además un músculo puede estar contracturado de forma refleja cuando existe un problema orgánico, por ejemplo, el músculo psoas de una persona con problemas de riñón, tiende a encontrarse contracturado. Cuando existe un problema orgánico en muchas ocasiones existen músculos con contracturas.