Si usted tiene una contractura muscular el síntoma más característico es el dolor en el músculo, en reposo, ante movimientos y estiramientos y en ejercicios contra resistencia. Además al tacto estará endurecido y tenso.

Tratamiento

- Los dos primeros días: reposo deportivo, aplicación de calor local de 15 a 20 minutos cada 3 horas y estiramientos suaves de los músculos contraídos.

- A partir del tercer día: se recomienda visitar al fisioterapeuta, el cual, determinará el tratamiento más adecuado, como masaje terapéutico para reducir la tensión y el dolor del músculo y otras terapias analgésicas.

Prevención

Realizar un buen calentamiento preparando la musculatura previo al ejercicio físico.

  • Aumentar las cargas progresivamente.
  • Realizar trabajos de flexibilidad.
  • Realizar trabajos de vuelta a la calma ( "enfriamiento").
  • Estirar correctamente después del ejercicio físico.
  • Cambiar aquellas posturas y/o ejercicios que adoptamos que nos causen molestias o dolor.
  • La mejor forma de prevenirlas es practicar ejercicio físico moderado de tres a cuatro veces por semana durante toda nuestra vida.