Nuestras recomendaciones para la epicondilitis

  • Proteja el codo: reduzca las actividades que le produzcan dolor, disminuya el tiempo y la intensidad de la actividad y realice descansos periódicos. Si no es posible realizar un reposo relativo, otro método de protección es el uso de coderas elásticas de venta en tiendas especializadas (ortopedias, farmacias, deportivas...) para disminuir las tensiones en la unión músculo-tendón-hueso así mejorar la vascularización de la zona, para favorecer su recuperación.
  • Disminuya la inflamación y alivia el dolor: aplíquese hielo después de realizar actividades que le causan dolor. Para aplicar el hielo rodee el codo y el antebrazo con una tela humedecida y coloque una bolsa de hielo triturado sobre ésta. Mantenga el hielo durante 15 a 20 minutos.  Si hay mucho dolor, por la noche se pueden aplicar cataplasmas con productos antiinflamatorios de origen natural (cola de caballo, árnica, caléndula, consuelda...), o bien con un producto antinflamatorio recomendado por nosotros, y que se trata de Kinefis crema, que posee un alto contenido de principios activos y es muy respetuosa con el cuidado de la piel debido a su formulación natural.
  • Acuda cuanto antes a su fisioterapeuta, ya que le ayudará a facilitar el proceso de recuperación propio del cuerpo. Así evitará que la lesión se complique y que la recuperación se alargue en el tiempo, requiriendo en este caso tratamientos más complejos y de peor pronóstico.