TÉCNICAS QUE RELAJAN Y MEJORAN EL SUEÑO

masoterapia: La técnica de masaje aplicada en este tipo de pacientes se denomina "masaje dulce", ya que está basada en maniobras lentas, relativamente superficiales y no agresivas. El efecto relajante sobre la musculatura se obtiene a través de disminuir la intensidad del dolor, facilitando una mejor circulación y mejorando el metabolismo muscular.

masaje-con-ventosas-y-calor
Masaje con ventosas y calor

termoterapia: Esta técnica produce disminución de dolor y de la sensación de rigidez. La termoterapia además puede ser de utilidad para facilitar el sueño y mejorar la calidad del mismo, disminuir el estrés y favorecer que el enfermo fibromiálgico no se levante cansado y rígido.

hidrocinesiterapia: al chorro subacuático (estimula el riego sanguíneo y relaja el sistema nervioso) en la inmersión de la piscina terapéutica. El ejercicio en el agua supone un modo de actividad física que facilita la participación de las personas en un estado físico más delicado. El peso corporal de un individuo disminuye en el agua un 90%, permitiendo de esta manera una mayor fluidez de los movimientos, así como un aumento de la amplitud de los mismos a nivel de las articulaciones. Por lo tanto tenemos un medio acuático en que se libera al cuerpo de la acción de la gravedad y el movimiento es más fácil. Hemos de tener en cuenta que la presión hidrostática produce una acción de masaje que facilita el retorno venoso de sangre hacia el corazón; además de la resistencia que ésta nos opone favoreciendo así el aumento de fuerza y de resistencia muscular. Es importante además añadir los efectos que se obtienen de la temperatura del agua tales como:

- alivio del dolor: disminución de la sensibilidad de las terminaciones nerviosas
- facilita relajación muscular
- previene aparición de contracturas, aliviando las ya existentes
- mayor facilidad y potencia en la contracción muscular
- incrementa amplitud de los movimientos articulares.

ES FUNDAMENTAL SEGUIR LAS NORMAS POSTURALES EN LA VIDA COTIDIANA

educación postural: la higiene y normas posturales para el trabajo, el ocio y otras actividades de la vida cotidiana son normas y condiciones básicas que forman parte del tratamiento. Evitar las posiciones incorrectas, especialmente de la columna, que suele ser la zona osteoarticular que presenta más alteraciones en los pacientes fibromiálgicos, son actuaciones siempre necesarias. De tal forma que además de la patología músculo-esquelética típica de la fibromialgia, las malas posturas de raquis y de las articulaciones de los miembros pueden repercutir todavía más negativamente sobre la sintomatología dolorosa preexistente, favoreciendo la aparición de deformidades difícilmente corregibles, de actitudes viciosas irreversibles, lo cual deteriora todavía más la calidad de vida del paciente fibromiálgico. Nuestro mayor objetivo es eliminar los factores de sobrecarga, ya que estos favorecen el aumento del dolor, simplemente evitando esfuerzos inútiles y corrigiendo las alteraciones posturales.

Electroterapia: por sus efectos analgésicos pueden ser útiles en estos pacientes en un continuo estado de dolor crónico. Incluso en aquellos músculos que sufren atrofia muscular la electroestimulación podría ser de ayuda, sobre todo en estados de agudización de la sintomatología, pudiendo condicionarles el poder realizar actividades físicas con los músculos atrofiados.

Técnicas como la liberación miofascial pueden ser muy útiles en el tratamiento de la fibromialgia, ya que la respuesta final de la paciente fibromialgica es un dolor a nivel músculo tendinoso generalizado, con abundancia de puntos gatillos activos, que causan un dolor miofascial. La liberación miofascial con técnicas suaves y sutiles, puede ser un gran apoyo para estos pacientes en su sufrimiento muscular.

• Existen técnicas conservadoras para tratar puntos gatillo:
o presión isquémica
o técnica de Jones