EL ORIGEN, UN COLAPSO MICROCIRCULATORIO


Causas fisiopatológicas


Todo se origina en un colapso microcirculatorio, que va evolucionando en 4 fases que coinciden con las manifestaciones de cada una de las entidades clínicas:

  • Las células adiposas se hinchan provocando una hiperpresión en todos los tejidos circundantes, afectando principalmente a los vasos linfáticos superficiales.
  • Las paredes vasculares se hacen excesivamente permeables y acumulan fluidos.
  • El drenaje linfático se hace insuficiente y se acumulan proteínas en el tejido extracelular que por la presión osmótica atraen agua, aumentando aún más la presión en el tejido y formándose un edema.
  • Las células adiposas se agrupan y son comprimidas por las fibras de colágeno, que dificultan aún más la circulación.
  • Con el tiempo estas fibras de colágeno (como tabiques verticales) se endurecen y se contraen, traccionando hacia debajo de la epidermis. De esta forma aparecen hoyuelos en la piel.
  • En conclusión, se producen alteraciones a nivel del sistema linfático, vascular, tejido adiposo y tejido conectivo.


Estadios clínicos

  • Estadío I: fase edematosa. Fase congestiva, éxtasis venoso, circulatorio y linfático.
  • Estadío II: fase exudativa. Debido al éxtasis circulatorio, los capilares dejan filtrar al tejido subcutáneo suero y exudado con gran contenido de mucopolisacáridos, lo cual produce una alteración de la morfología del tejido conjuntivo, y por lo tanto una disminución de la elasticidad cutánea (aparece la "piel de naranja").
  • Estadío III: fase proliferativa. Se producen elementos fibrosos y se destruyen las fibras de colágeno. Hay un aumento de mucopolisacáridos y fibrina de origen plasmático.
  • Estadío IV: fase compresiva. El edema y los elementos fibrosos producen una importante compresión a nivel de las terminaciones nerviosas, originando la celulitis dolorosa a la palpación.