EL PACIENTE PERCIBE EL TRATAMIENTO DE BIORESONANCIA DE FORMA AGRADABLE

El cuerpo sólo puede funcionar y regularse porque tiene lugar una comunicación e intercambio de información entre las células (se ha demostrado científicamente que las células se comunican entre si mediante "destellos"). Las células intercambian información a través de determinadas frecuencias. En un cuerpo sano, este intercambio de información funciona libre de impedimentos. De este modo, cada célula y parte del cuerpo pueden cumplir su funcionamiento correcto. Cuando en el cuerpo intervienen sustancias dañinas o radiaciones nocivas, sus patrones de frecuencia interferentes pueden impedir la comunicación entre las células.

ALTERACIONES DE LA COMUNICACIÓN CELULAR

alteracion-de-la-comunicacion-celular
Alteraciones de la comunicación celular

Si se altera la comunicación celular, se impide el trabajo de las mismas, lo cual se puede manifestar en primer lugar con trastornos indefinidos del estado de ánimo, falta de rendimiento, cansancio y posteriormente alteraciones orgánicas.

Con el equipo Bicom se pueden registrar los patrones de frecuencia de sustancias y establecer su efecto sobre el organismo. Así se pueden determinar en numerosos casos las cargas que provocan enfermedad (bacterias, contaminación, materiales odontológicos...). Una vez localizados estos patrones de frecuencia interferentes se transforman en patrones de frecuencia terapéutica y se devuelven al paciente. De esta forma pueden reducirse los patrones de frecuencia nocivos y eliminarse los trastornos del organismo. Las sustancias nocivas son liberadas y eliminadas volviendo a ponerse en marcha la autorregulación del organismo.

¿CÓMO PERCIBE EL PACIENTE EL TRATAMIENTO?

De forma agradable. Con la unidad de test de electro acupuntura se puede representar de forma físicamente medible el estado energético de los distintos meridianos y así extraer conclusiones sobre los trastornos orgánicos. Sólo se requiere un electrodo de entrada y el paciente, descansa sobre una esterilla de modulación a través de la cual se aplica el patrón de frecuencia terapéutica. La duración del tratamiento (de cada sesión) es de unos 15 minutos y en función del cuadro clínico, pueden ser necesarias entre 2 y 10 sesiones (en algunos casos, son necesarias algunas más).