LA FIM DEVUELVE AL SISTEMA MIOFASCIAL SU RECORRIDO Y RANGO DE MOVILIDAD

Las causas que originan las lesiones en nuestro cuerpo pueden ser muy variables, sin embargo, es muy frecuente que finalmente siempre aparezcan problemas musculares.

Estos problemas musculares pueden ser en si mismo causa primaria de lesión o consecuencia de otras problemas que acaben cursando con patología muscular.

Lo indudable es que el tener capacidad de actuar sobre los problemas musculares es de gran utilidad para un profesional de la salud como el fisioterapeuta. Existen muchas técnicas para influir en la correcta salud muscular: masoterapia, técnicas miofasciales, técnica inhibitoria de Jones, estiramientos, punción de puntos gatillo, presión isquémica etc.                                                                                                                                                                                    En este caso, me gustaría destacar una técnica con influencia a nivel muscular, pero también tendinoso y ligamentoso, que en si misma crea un protocolo de tratamiento integral del sistema músculo-esquelético del paciente, la fibrólisis instrumental miofascial-ganchos.

Consiste en el tratamiento de las álgias mecánicas mediante la destrucción de adherencias y corpúsculos irritativos interaponeuróticos o mioaponeuróticos mediante unos ganchos aplicados sobre la piel.

 

gancheo-del-rotuliano
Gancheo del rotuliano

Por lo tanto, con la utilización manual de unos ganchos con un diseño especial, somos capaces de influir sobre las adherencias, que crean un mal deslizamiento dentro de un propio músculo, de un músculo con respecto a otro o a otras estructuras.

Con esta técnica devolvemos al sistema miofascial su recorrido y rango de movilidad.

Este método surgió como consecuencia de la evolución del método del Dr. James Cyriax (masaje transverso profundo). Kart Ekman discípulo de Cyriax hizo evolucionar la técnica aplicando sobre la piel la acción de unos ganchos que permiten un mejor acceso a las estructuras patológicas con el objetivo de eliminarlas. Mediante éstos, pudo llegar a ser mucho más preciso y alcanzar mayor profundidad en el tejido.

Los ganchos son de acero inoxidable (los más utilizados actualmente) y presentan diferentes tamaños de curvatura según la zona a tratar y el tipo de gancheo que se vaya a utilizar.