- La terapia de liberación somato-emocional, es una vía muy importante de apoyo a las terapias psicológicas tradicionales. En estas terapias casi siempre se actúa con estrategias de cambio de conducta pero sobre el consciente de la persona. Es indudable y contrastada la validez de estas terapias, pero sin embargo consideramos que su potencial sería mucho mayor, si las asociamos con técnicas que profundizan más en el subconsciente de la persona. Una vía para esto es la terapia somatoemocional, que permite que la energía patológica asociada a determinados traumas, se libere de nuestro organismo, permitiendo que las estrategias terapéuticas que influyen sobre el consciente puedan calar mucho más profundo que cuando nuestro cuerpo está lleno de esta bibliografía traumática y subconsciente en la mayoría de los casos.

 

- Nos parece también de interés aclarar el termino de enfermedad psicosomática, en muchas ocasiones cuando un paciente con un dolor muy real para él, acude a consulta de su medico, estos le exploran en profundidad con todos los recursos mecánicos que poseen y la conclusión final es " usted no tiene nada", " es una enfermedad psicosomática". Mi experiencia me dice que en muchas ocasiones estas personas se van frustradas a casa como si le hubiesen dicho que no tienen nada, ellas se lo inventan y por lo tanto, estas locas. Está no es la intención del terapeuta que las atiende, pero si considero importante que entiendan estos pacientes que sus síntomas son reales, que lo que sienten es real no es ficticio, no están locos, simplemente que lo que causa sus síntomas no es medible por la tecnología que utilizamos para el diagnostico. No podemos medir la incidencia de un determinado trauma emocional en nosotros, con una resonancia magnética, pero esto no quiere decir, que este trauma emocional, que no ha creado ninguna lesión anatomía medible por los aparatos, no este creando un mal funcionamiento de algún órgano o sistema que nos este influyendo en nuestra sintomatología.

 

- El cerebro es nuestro ordenador central, cualquier situación de índole traumática tanto, física como emocional, puede alterar la forma de percibir los estímulos. Así en una fuerte situación de stress, lo que antes podría ser una simple molestia, puede convertirse en un dolor irresistible, por que ese cerebro y otras estructuras asociadas, ya están soportando un bombardeo sensorial muy fuerte, ocasionada en muchas ocasiones por situaciones de tristeza, de rabia, de miedo etc...

enfermedad-psicosomatica
Efermedad psicosomatica

 

- Desde mi modesta opinión, no podemos concebir a la persona como partes separadas, donde por un lado esta el cuerpo físico, por otra nuestros sentimientos y la carga emocional de todo aquello que nos va pasando, como tampoco de nuestra interactuación con el medio, como nos alimentamos, como vivimos etc.... todos estos aspectos confluyen en un único ser, y la variación en cada uno de ellos influirá sobre el todo.

 

- Me parece fundamental aclarar, que desde luego no todas las emociones que vivimos en el día a día y que además suelen ser muchas van a quedar almacenadas en nosotros con la posibilidad de crear patología. Somos personas racionales que la mayoría de las emociones somos capaces de canalizarlas, integrarlas y superarlas. Es distintos cuando por la intensidad tan elevada de la emoción, o por el cúmulo de emociones negativas relacionadas con un aspecto de nuestra vida, o por una situación general de baja defensas por que confluyen problemas físicos, energéticos y químicos y de repente un stress emocional sobrecarga definitivamente el sistema. Es bajo todas estas condiciones y otras que aquí no destaco, cuando una emoción determinada puede ser absorbida en nuestro organismo sin ser capaces de integrarla y de racionalmente superarla. Estas emociones son las que podrían convertirse en patológicas a todos los niveles para nuestro organismo.

 

- Casi siempre la base emocional está en los posibles traumas vividos en las edades más tempranas de nuestra vida ( desde la gestación hasta los 8- 10 años aproximadamente), por que lógicamente estos son los años donde aún no tenemos madura nuestra capacidad de razonamiento, simplemente percibimos y sentimos, con lo cual somos más frágiles a este nivel. Normalmente aquí es donde surge el núcleo/os traumático que va a marcar a que emociones vamos a ser más susceptibles a lo largo de toda nuestra vida.

apoyo y humildad
Apoyo y humildad


Un ejemplo para concluir, una persona que de niño a vivido un trauma determinado, pongamos por ejemplo, un abandono, que el vive y siente como soledad, sin saber por qué, en su interior esta persona puede sentir una sensación de tristeza y soledad a lo largo de su vida, pero esto es asumible por nuestro organismo, no crea patología física, pero imaginemos ahora que está persona sufre una perdida de un familiar, o un divorcio, por ejemplo, de nuevo incide en los daños que ya existían de base, y a lo mejor, después de varias situaciones que influyen a este nivel, el vaso esta lleno, y desborda creando patología. Todo por que en nuestro subconsciente, tenemos ese sentimiento, que no sabemos el por qué, ni de donde viene, pero somos así, nos sentimos solos, y cada trauma emocional, con una carga complementaria va a incidir en ese sentimiento de soledad, hasta que nuestro cuerpo ya no sea capaz de compensarlo y pueda crear ese quiste energético activo, que nos puede estar enfermando.