Como hemos ido mencionando antes la osteopatía es una terapia global que abarca todo el cuerpo. Entonces podremos tratar cualquier problema funcional del organismo. En caso de encontrar una causa que no está dentro de nuestro campo de acción o de necesitar la colaboración de otro especialista os derivaremos al profesional oportuno para una nueva valoración y para comenzar un trabajo multidisciplinar. Para poder entenderlo mejor, pondremos el ejemplo de una persona que acude al osteópata por dolores mandibulares, chasquidos y bloqueos en la apertura y cierre de la boca. Después del estudio oportuno observamos que uno de los factores que le ocasionan los problemas de la mala oclusión es por la falta de una pieza dental. En este caso le derivaremos al odontólogo para que solucione esta causa. Mientras, el osteópata continua con el tratamiento de otras posibles causas.

Nombraremos de todos modos aquellas patologías que son muy comunes y que en algunas de ellas el paciente no sabe a donde acudir:

- Todo tipo de dolores del sistema osteomuscular provocados por un traumatismo o de comienzo paulatino como cervicalgias, lumbalgias, hernias, dolores de rodilla, esguinces,... (Imagen de portada)

- Problemas que conlleven un factor neurálgico como ciáticas, síndrome del túnel carpiano, cervicobraquialgias, neuralgia de Arnold, neuralgia del trigémino,...

- Trastornos viscerales: estreñimiento, gastritis, reflujos gastroesofágicos, dolores o alteraciones menstruales como amenorreas, dismenorreas...

- Vértigos, mareos, dolores de cabeza (jaqueca, migrañas, dolores occipitales o de un solo lado de la cabeza),...