Glandulas Tiroides

La tiroides es una glándula endocrina. Está situada en la parte frontal del cuello a la altura de las vértebras C5 y T1, justo debajo de la manzana de Adán junto al cartílago tiroides sobre la tráquea y cubierta por la musculatura pretiroidea, el músculo platisma (antiguamente llamado músculo cutáneo) del cuello, el tejido subcutáneo y la piel. Pesa entre 15 y 30 gramos en el adulto, y está formada por dos lóbulos en forma de mariposa a ambos lados de la tráquea unidos por el istmo.

Tiroxina

La hormona más importante que produce la tiroides contiene yodo y se llama tiroxina. Esta tiene dos efectos en el cuerpo:

  • Control de la producción de energía en el cuerpo: la tiroxina es necesaria para mantener la razón metabólica basal a un nivel normal.
  • Durante los años de crecimiento: mientras la hormona del crecimiento estimula el aumento de tamaño, la tiroxina hace que los tejidos vayan tomando la forma apropiada a medida que van creciendo. Es decir, la tiroxina hace que los tejidos se desarrollen en las formas y proporciones adecuadas.

Hipertiroidismo

El hipertiroidismo, es consecuencia de una hiperplasia (bocio tóxico) de la glándula a causa de una secreción excesiva de TSH (acrónimo inglés de -hormona estimulante de la tiroides?), o bien a la estimulación de la tiroides por TSI (inmunoglobulina tiro estimulante), son anticuerpos que se unen a los mismos receptores que lo haría la TSH, por lo que la glándula sufre una estimulación muy intensa que causa el hipertiroidismo. La persona entonces tiene un aumento en el metabolismo basal, y consecuente disminución de peso, estado de gran excitabilidad, aumento de la sudoración, debilidad muscular, incapacidad para conciliar el sueño, intolerancia al calor. En muchas ocasiones se observa una protrusión de los globos oculares que se conoce como exoftalmos. El hipertiroidismo también puede ser causa de un adenoma tiroideo. Otros signos de aviso son nerviosismo, hiperactividad, inquietud, desasosiego, susceptibilidad (afectan hechos que no son importantes, ganas de llorar, cambio de carácter fácil), dolores musculares, diarrea o irritabilidad, mirada brillante, cansancio y los más frecuentes como datos clínicos: taquicardia y palpitaciones. Al mayor síntoma pedir T4 LIBRE, TSH o ECO DOPPLER-COLOR. Existen dos tipos de tratamiento: medicación anti-tiroidea (radioyodo) y tratamiento quirúrgico. Tal vez la primera cita se dé con un cardiólogo. Llama la atención la debilidad por falta de fuerzas y el cansancio que puede compensarse con hiperactividad. A veces los síntomas se asocian: -Mirada brillante? algo raro en los ojos, muy frecuente en el hipertiroidismo. Puede aparecer después de una situación de tensión, enfermedad grave, pérdida de un familiar, periodos de estrés, oposiciones... y los síntomas el adelgazamiento.

Hipotiroidismo

La causa más frecuente en la actualidad es la presencia de anticuerpos anti-tiroideos, los que atacan a la tiroides y llevan a la disminución de la producción de hormonas tiroideas. En épocas anteriores la causa más frecuente de hipotiroidismo era la deficiencia de yodo, esto desapareció con la yodación de la sal. El hipotiroidismo producido por la presencia de anticuerpos anti-tiroideos se denomina enfermedad de Hashimoto, es un trastorno de carácter genético que puede ser heredado por los hijos. Los síntomas del hipotiroidismo son : fatigabilidad fácil, cansancio, retención de líquido, lentitud mental, aumento de peso (no más de 3 ó 4 kilos). En casos avanzados se puede detectar edema generalizado, voz ronca, caída de cabello, especialmente de la zona externa de las cejas. También el hipotiroidismo se puede asociar a estados depresivos. En ciertos casos puede determinar deterioro de la función de otros órganos como el corazón, riñones, hígado, etc. El diagnóstico se realiza a través de la evaluación clínica, idealmente efectuada por un endocrinólogo y la medición de Hormona Tiroestimulante (TSH), T4 libre y T3, también es recomendable la determinación de anticuerpos anti-tiroideos. El tratamiento es la reposición de hormona tiroidea o levo tiroxina, vía oral. El paciente debe controlarse periódicamente para determinar la necesidad de cambio de la dosificación. Su pronóstico es muy bueno.