Definición

1. Dolores de cabeza, que se producen en accesos que se suelen repetir, muchas veces unilateral (hemicráneo); con frecuencia empiezan en las primeras horas de la mañana. Duración: desde algunas horas hasta varios días. La jaqueca viene frecuentemente acompañada de síntomas vegetativas como náuseas y vómitos, intolerancia a la luz y/o al ruido. A menudo se producen síntomas visuales (aura) y puede provocar complicaciones neurológicas (Pschyrembel, 1994).
Según este autor, la causa es: probablemente la vasoconstricción de los vasos sanguíneos del cerebro

2. La jaqueca es un tipo de dolor de cabeza que se origina en los vasos sanguíneos y que se caracteriza por un dolor palpitante, que retumba de forma aguda en la cabeza del paciente. La jaqueca empieza la mayoría de las veces sin signos previos, pero también existen los llamados ?auras?. También puede haber sensación de hormigueo o entumecimiento en el cuerpo. Otra alternativa: muchos pacientes tienen una percepción visual distorsionada y/o ven manchas luminosas. La capacidad de pensar se ve claramente reducida. Frecuencia: en mujeres, 25 ? 30 % de la población, en hombres 14 ? 20 %. (Michael T. Murray, 1996).

3. Dolor de cabeza en forma de ataques, probablemente causado por la vasoconstricción de los vasos sanguíneos del cerebro. El paciente percibe la mayoría de las veces un claro enfriamiento de las extremidades. Mediciones muestran que la temperatura, por ejemplo de las manos, en la fase previa a un ataque ha bajado claramente. Además hay una clara alteración en el equilibrio ácido-base (E. Blaurock-Busch, 1995).

4. Descripción de los síntomas como la de los tres primeros autores; sin embargo: hoy en día la opinión generalizada es que la jaqueca es causada por una vasodilatación, en la que el neurotransmisor Serotonina juega un papel (H. Dietl, e.a., 1994).

El hecho de que en la literatura se indican dos mecanismos fisiológicos absolutamente contrarios como causa resulta en sí bastante extraño. Pero si analizamos los factores etiológicos, se puede constatar que las dos hipótesis tienen su lógica.