Función fisiológica del Selenio

El selenio es un potente antioxidante contra los radicales libres, y además forma parte del sistema inmunológico.
Se requiere selenio para el funcionamiento de las selenoproteinas, enzimas dependientes de selenio. Al menos se conocen once.
Las glutation peroxidasas reducen las potencialmente dañinas especies de oxígeno reactivo (ROS). Las deiodinasas de yodotironina catalizan la reacción de sustración de un átomo de la T4 para convertirse en T3; por tanto, pueden activar o inactivar las hormonas tiroideas, convirtiendo el selenio un mineral esencial para el desarrollo, crecimiento y metabolismo normal. Otras enzimas dependientes de selenio son: las selenoproteínas P (proteínas de transporte), selenoproteínas W (juegan un papel importante en el metabolismo muscular), las tiorredoxina reductasa (regula el crecimiento y viabilidad celular), y las selenofosfato sintetasas (para la síntesis de selenopreteínas).

Peculiaridades

La suplementación de selenio tiene efectos hepáticos a corto plazo, y produce prurito. Solo se recomienda su suplementación para intoxicaciones de mercurio, por ejemplo, los bebés después de vacunarse (las vacunas contienen mercurio), o esclerosis múltiples que comienzan con síntomas craneales: diplopía, vértigos, alergia con sequedad de ojos...que además tienen empastes de mercurio. Hay tatuajes que también han podido provocar una intoxicación por mercurio.
Siempre que hay síntomas hepáticos puede ser debido a una deficiencia de Selenio: cansancio, dolor de hombro, intolerancia a las grasas y el alcohol, etc.
Se ha encontrado una relación entre los niveles de selenio y las posibilidades de tener cáncer, de tal forma que los estudios geográficos han demostrado de manera consistente una tendencia para poblaciones que viven en áreas con terrenos pobres en selenio, y poseen ingestas de selenio relativamente bajas, a tener un índice más elevado de mortalidad por cáncer.
El selenio es importante para la fertilidad masculina, ya que dos proteínas que contienen selenio se encuentra en el esperma y la deficiencia de selenio se ha relacionado con secreción disminuida de testosterona, movilidad espermática disminuida, y aumento de espermatozoides anormales.