Mantener los horarios de las comidas

Comer de forma sistemática mantiene los niveles de energía (glucosa de la sangre), mantiene el cuerpo alimentado y evita los cambios de humor y atracones. Conservar el cuerpo alimentado evitará el hambre extremo, lo cual hará la selección de una comida saludable más fácil. Combinar los tres nutrientes principales (carbohidratos, proteína, grasa) en desayno, almuerzo, comida y merienda te mantendrá alimentado.
El desayuno evita una fuerte bajada de glucosa (hipoglucemia) que nos puede provocar mareos, debilidad y aumento de la agregación plaquetaria. El desayuno podría ser un yogur, leche vegetal, semillas, fruta y frutos secos, o una tostada integral, aceite de oliva, ajo, tomate. Una varierdad de cereales integrales ecológicos es otra opción.
Es mejor hacer una cena ligera y sin proteina animal terrestre para crear más hormona de crecimiento durante el sueño.