Recomendaciones sobre las plantillas

  • - Puedes limpiar tus plantillas con toallitas para los bebés o con un paño impregnado en alcohol.
  • - Las plantillas necesitan un mantenimiento. Acude siempre a las revisiones que te marque tu podólogo y si notas cualquier deterioro en las plantillas no esperes, acude cuanto antes.
  • - Antes de empezar a usar las plantillas asegúrate que se adaptan bien al calzado. Si queda mal colocada puede ser perjudicial.