INCLUIR JUGADAS EN LAS PRIMERAS ETAPAS DE FORMACIÓN


Una vez aclarada la confusión terminológica reinante entre juego, ejercicio y forma jugada o juego pre deportivo; habiéndonos decantado por esta última ya que la consideramos la de mayor rigor científico, y , después de haber expuesto las distintas etapas de aprendizaje así como los objetivos generales que debemos trabajar en cada una de ellas, podemos inmiscuirnos en los factores que van a determinar la utilización de las formas jugadas en una etapa u otra.

El principal factor para justificar la inclusión de estas formas jugadas en las primeras etapas de formación, será el de la motivación, que el niño esté motivado va a determinar que siga practicando balonmano a nivel extra escolar . Y para mantener motivado al niño no hay nada mejor que presentarle ejercicios envueltos en una "cortina" de ludismo, ya que si le presentamos ejercicios específicos, probablemente provoquemos que el niño se aburra; y si sólo le ofrecemos juegos no podrán ir mejorando en el balonmano. El segundo factor importante lo podemos encontrar en los grados de concreción que conseguimos con las formas jugadas que es el mismo que se demanda en las primeras etapas de formación, es decir, en las primeras etapas lo que buscamos es que el niño adquiera unos conocimientos básicos relacionados con el balonmano y eso es precisamente lo que se consigue con las formas jugadas, objetivos generales.

Además para el niño es muy gratificante asociar entrenamiento con diversión ya que ese va a ser el vínculo que permita una práctica continuada, en el momento que no se dé este vínculo es probable que deje de practicar balonmano. Una vez dicho esto consideramos que la siguiente secuenciación es la mas correcta de cara a utilizar las formas jugadas o juegos pre deportivos en el balonmano y más concretamente en la parte central de cada sesión, ya que en la parte inicial o calentamiento se pueden utilizar las formas jugadas. a cualquier edad/categoría

grafico2
Excluido el tiempo de calentamiento

Como vemos la predominancia de las formas jugadas en la parte central de la sesión va perdiendo importancia a medida que vamos creciendo, llegando a la edad de juveniles o superiores donde no debemos fijar como contenido específico las formas jugadas, pero esto no conlleva que esporádicamente podamos utilizar este tipo de formas jugadas, pero a nuestro entender sería ya mas un recurso que un medio específico; por ejemplo, es muy normal que entrenadores de elite camuflen ejercicios específicos con cierto aire de ludismo para mantener la atención e intensidad en el entrenamiento, y esto lo consiguen simplemente haciendo el ejercicio de una manera competitiva por equipos, de esta manera consiguen que el deportista siga trabajando contenidos específicos sin darse cuenta de una manera motivada
Así por el contrario en las etapas anteriores a alevines, tales como pre - benjamines , benjamines o pre- alevines sería aconsejable el utilizar básicamente las formas jugadas en toda la sesión.