DEFINICIÓN COMO ELEMENTO MÓVIL Y UBICACIÓN ESPACIAL


Para hablar de la biomecánica del pie se deben plantear dos cuestiones. La primera es su definición como elemento móvil, y la segunda es su ubicación espacial. Ambas son independientes entre sí, pero altamente interdependientes, puesto que el buen funcionamiento del primer radio está directamente relacionado tanto con la posición que adquiere como parte de la estructura anatómica del pie, como con la funcionalidad a la hora de permitir la fisiología normal de los movimientos del pie, como puedan ser la pronación y supinación propios de la marcha.

primer_radio_en_flexion_plantar
Primer radio en flexión plantar

En primer lugar se hablará de la posición anatómica del primer radio. En la época actual, está bastante consensuada la noción de que el arco transverso anterior en el plano frontal no existe -al menos en las personas vivas-, lo que lleva directamente al planteamiento de que todas las cabezas de los metatarsianos deben estar ubicadas en un mismo plano transverso. De esta forma, y salvo alteración concreta del antepié en varo o en valgo, o de algún metatarsiano menor, todos los movimientos normales del pie se producirán con total normalidad. Partiendo de este planteamiento, no habrá ningún tipo de alteración que repercuta a nivel plantar, sobre todo promovido por la aparición de queratosis.

movilidad_primer_radio_buena
Movilidad primer radio

En segundo lugar, si se habla del primer radio como elemento móvil, se tiene que cambiar de plano y centrarse en el sagital -visión lateral del pie-. Desde este plano, el primer radio tiene dos funciones básicas, como son la amortiguación y la propulsión, ambas llevadas a cabo en diferentes momentos de la marcha. Esto implica que en condiciones de normalidad, el primer radio tiene que realizar flexión dorsal para amortiguar -coincidiendo con la fase de contacto total de la marcha-, y flexión plantar para propulsar -coincidiendo con la fase propulsiva de la marcha-. Mientras ambas funciones estén conservadas, y la ubicación espacial del metatarsiano sea la correcta, el pie funcionará correctamente desde un punto de vista estático y dinámico.

Deformidad en flexión plantar y flexión dorsal

En el momento en que desde el plano frontal se pierde la linealidad en el apoyo de todas las cabezas metatarsales en el plano transverso, surge la alteración. Si se centra la atención en el primer radio, hay dos posibilidades, que esté en una posición inferior -deformidad en flexión plantar-, o que esté en posición superior -deformidad en flexión dorsal-. Esta alteración repercutirá directamente tanto en la estructura del arco plantar, como en la biomecánica de la marcha. De este modo, si el primer metatarsiano parte de una posición de flexión plantar, implicará que tendrá que realizar una mayor flexión dorsal para realizar la función amortiguadora -deberá igualar y superar el plano común de los restantes metatarsianos-. Y por otra parte, verá reducida su capacidad propulsora al situarse en posición de flexión plantar y perder parte del rango de movilidad en este sentido.

cabezas_metatarsales
Cabezas metatarsales

De forma análoga, si el primer metatarsiano parte de una posición de flexión dorsal, implicará que tendrá que realizar una mayor flexión plantar para realizar la función propulsora -deberá igualar y superar el plano común de los restantes metatarsianos-, y por otra parte verá reducida su capacidad amortiguadora al situarse en posición de flexión dorsal y perder parte del rango de movilidad en este sentido.

primer_radio_en_flexion_dorsal
Primer radio en flexión dorsal

Imagen de pie cavo y de pie plano


De acuerdo con lo expuesto anteriormente, será fácil la confusión de la deformidad del primer radio en flexión plantar con un pie cavo, y de la deformidad del primer radio en flexión dorsal con un pie plano. En ambos casos, será imprescindible establecer el diagnóstico diferencial entre ambas entidades patológicas. Para ello, se deberá valorar el primer radio desde los planos frontal y sagital, sobre todo en descarga -con la persona sentada y/o acostada-, puesto que en carga no se tendrá fácil la manipulación del pie.